10 mayo 2017
10 mayo 2017,
 0

Con anterioridad os hemos hablado de las ventajas del renting, pero ¿qué nos ofrece esta solución de movilidad? ¿Qué nos incluye un contrato base de renting? Hoy te descubrimos las claves que debes de tener en cuenta a la hora de optar por esta forma de “compra”

Con la modalidad del renting ya es posible estrenar coche cada pocos años, sin tener que preocuparte de abonar la cuota del seguro, los impuestos o las revisiones, a través del pago de una cantidad fija al mes que dependerá del tipo de contrato que se realice.

Pero, ¿qué nos incluye un contrato base de renting? Al igual que el crédito clásico, el renting implica el pago de una cuota mensual con la diferencia de que, en este caso, podemos comenzar un alquiler de este tipo sin tener que realizar un pago inicial. Lo habitual era realizar un contrato por una duración de 60 meses, pero ahora, cabe la posibilidad de hacerlo por 12, 24 o 36 meses, e incluso menos, en estos casos se le suele denominar alquiler de larga duración.

¿Qué nos incluye el renting de un coche?

 El renting comprende numerosas ventajas. Un contrato base de renting incluye todas las labores administrativas en cuanto a la compra de un vehículo, su matriculación, y el transporte desde la fábrica hasta su entrega al cliente. Por otro lado, y lo que es mucho más interesante, es que se encarga del mantenimiento mecánico preventivo completo del vehículo y sus correspondientes revisiones periódicas “en la casa”, red oficial del fabricante. Además de esto, dentro de esta cuota incorpora el seguro completo contra siniestro y robo de vehículo, así como su sustitución en caso de avería o accidente; asistencia en carretera, y por último, el servicio de reclamación de multas hasta agotar la vía administrativa.

¿Y qué no incluye?

 Aunque en muchas ocasiones se ofrece como servicio añadido la contratación de tarjetas de combustible con descuentos, los repostajes deben ir de nuestra cuenta. Por otro lado, también deberemos de tener en cuenta que no nos cubre las posibles multas del cliente, lo que sería todo un chollo, ni los daños producidos por un mal uso o que provengan de una negligencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *